Las distintas frecuencias del inglés y el español


Post invitado por Fredy Florez


Respecto a la última entrada en tu blog llamada "Consejos para superar el listening del First Certificate" tengo mucho que decir y es lo siguiente:

Yo matizaría un grado más dichos descubrimientos respecto al desarrollo de la habilidad de escucha con algunas experiencias y conocimientos personales.

Por ejemplo, en lo personal se me dificulta un poco el poder captar los sonidos "desvanecidos y apiñados" que usan muchas veces los nativos al comienzo y al final de sus frases. Luego de escuchar y escuchar he mejorado mucho en este aspecto llegando a la conclusión de que el cerebro en cierto punto adquiere la habilidad de captar "bloques de palabras" que se repiten a manera de patrón en una lengua y les confiere un significado específico. En este punto el cerebro no se preocupa por la discriminación de sonidos particulares entre palabras ya que simple y llanamente asocia un significado a un patrón de sonido preestablecido. Ojo, no estoy diciendo que sea éste el modelo de comprensión que opera en todos los bloques del lenguaje, sólo en aquellos que como bien lo dije en un principio son arquetípicos y repetitivos en un idioma.

La afirmación anterior se haya sustentada en mi experiencia personal con el inglés. Me he maravillado en ciertos casos de hallarme en la posición de comprender bloques de palabras dichos a velocidad nativa y en forma poco articulada. En dichas expresiones pareciesen faltar palabras, aquellas mismas que se omiten, que son muy cortas o que se dicen en forma tan rápida y poco articulada que sería casi imposible aislarlas como unidades de significado único incluso para los nativos del idioma. Es allí donde el cerebro entra a "llenar los espacios en blanco" los aparentes "baches de significado" en forma automática y se le confiere un sentido absoluto y particular a la expresión pese a los faltantes aparentes.

Dicho fenómeno sucede en forma tan sistemática y reiterativa que termina por convertirse en una característica natural para el nativo, algo que para él, simple y llanamente pasa desapercibido, mientras que para nosotros, los aprendices, constituye un verdadero reto de aprendizaje.

Pienso que poco a poco se puede ir adquiriendo dicha habilidad, lo cruel del asunto es que se trata de un proceso lento y muy tedioso que sólo rinde sus frutos tras largas y largas horas de escucha, mismas que son necesarias para la captación e incorporación de los patrones escucha mencionados más arriba.

Por otra parte, vinculo la llamada "especialización de la primera lengua" con la frecuencia de sonidos asociada a la misma.

En otras palabras, cada idioma posee su propia frecuencia de resonancia la cual es medida en Hz (hertz o ciclos por segundo). En esta forma, un hablante de una lengua encontrará mucho más fácil comprender los sonidos de otro idioma que compartan dicho rango de frecuencias y se hará más difícil comprender aquellos que se encuentren por fuera de dicho rango.

Pues bien, siguiendo con lo anterior podemos decir que el idioma inglés posee un rango de frecuencias que oscila entre los 2000 y los 12000Hz mientras que el idioma español sólo abarca las frecuencias comprendidas entre los 125 y los 500 Hz, de allí la gran dificultad de un hablante del español para comprender el idioma inglés en ciertos contextos nativos.

Como información adicional valga la pena anotar que el idioma ruso abarca un rango de frecuencias comprendida entre los 125 y 8000 Hz en una escala total que oscila entre los 125 y 12000 Hz en la cual se hallan la mayor parte de los idiomas, de esto, se deduce la gran facilidad de hablantes de este idioma para aprender otros nuevos ya que hay quienes, cómo lo supe hace poco y a la corta edad de 25 años ya domina con gran fluidez 5 idiomas. Es este un importante patrón que he visto repetirse una y otra vez entre distintas personas de nacionalidad rusa lo cual no quiere decir que sean los únicos, más bien, unos de los más privilegiados de poseer esta cualidad particular en su idioma materno.

Para una mejor comprensión de lo dicho con anterioridad mirar acá el gráfico de frecuencias por idioma:

http://www.vivamea.com/system/files/Frequences-final_0.gif

La buena noticia de todo esto es que existe una forma de salvar la brecha entre los diferentes rangos de frecuencia de los distintos idiomas con la finalidad de ajustar el oído al rango del idioma objetivo, en este caso, el inglés.

Para ello se hace necesario entrenar el oído con sonidos grabados a la frecuencia del idioma objetivo. Algunos técnicas ya en uso aseguran el aprovechamiento de tales descubrimientos, tales como las del Doctor Tomatis (al cual no conozco ni tengo intención de publicitar en este espacio) reconocido ampliamente en el ámbito de la "audio-psycho-phonology" que tiene que ver con un amplio espectro de posibilidades de aprendizaje relacionadas con el entrenamiento auditivo, entre ellas, una de las más destacadas, el dominio de un segundo idioma mediante el ajuste de frecuencias entre el oído receptor y la fuente de emisión.

La forma universal y por defecto en este caso para la adquisición de tal habilidad es la de la escucha directa y continuada de los sonidos del inglés ya que no hay de otra más que escuchar y escuchar.

Espero este largo comentario pueda ser ilustrativo y de gran ayuda a todos aquellos interesados en el tópico de la escucha en inglés.

Fredy Imprimir

3 comentarios :

liberli dijo...

Encuentro éste aporte de mucho interés tanto teórico como práctico. Práctico, porque aclara y motiva a la escucha intensa en la experiencia cotidiana, ya conocido el dato de la diferencia de frecuencias.

liberli dijo...

Buenos dias. Agradeciendo a la profesora Mónica y colaboradores; éste es el lugar desde el cual he iniciado -con mis cincuenta añitos de vida, ¡je!- el aprendizaje del inglés. Blog maravilloso! ...

Esta ocasión para avisar de enlace roto en esta específica e interesante entrada. En> "Para una mejor comprensión de lo dicho con anterioridad mirar acá el gráfico de frecuencias por idioma:
http://www.vivamea.com/system/files/Frequences-final_0.gif

Gracias al señor Fredy Florez

leuk spaans dijo...

Muy interesante. Otras cosas que ayudan mucho a desarrollar la destreza auditiva cuando se estudia una lengua extranjera o segunda lengua:
1: mejorar la pronunciación propia (estudiar los símbolos fonéticos del inglés porque ese idioma tiene cerca de 45 sonidos mientras que el español tiene 26).
2: aprender mucho vocabulario. Sin un buen vocabulario es muy difícil entender. Se adquiere vocabulario mediante lectura intensiva y extensiva.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...