¿Debo prepararme unas oposiciones de profesor de inglés de secundaria?

Pregunta:

Me atrevo a escribirte porque estoy desesperada. 

Soy Licenciada en Filología Inglesa, hablo muy bien inglés. 

He tenido que volver a mi ciudad natal y aquí no encuentro trabajo. 

No soy muy joven, me estoy acercando a los temidos cuarenta.

Antes daba clases en casa y en alguna empresa, mis clases tenían un gran éxito por lo divertidas y por lo mucho lo que aprendían mis alumnos.

Después tuve que dedicar el cien por cien de mi tiempo a atender a un familiar enfermo y les dije a mis alumnos que ya no daba más clases. Ha pasado tiempo y muchos ya no están, por lo que es difícil recuperarlos.

Además, ahora han empezado a surgir tantas academias que, es muy difícil conseguir nuevos alumnos.

Imposible trabajar en colegios si no conoces gente dentro. Yo he estado muchos años fuera de España y he perdido el contacto con la gente de aquí.

Estoy pensado en hacer oposiciones a secundaria en una academia de aquí, en mi Comunidad Autónoma. Pero, por mi edad, no tengo mucho tiempo y no sé si es algo posible o no, debido a que no tengo contactos.

Me gustaría saber tu opinión:

¿Crees que debo invertir tiempo y dinero en preparar algo que no sé si es un engaño? 

No quiero perder más años y tengo que tomar una decisión este mes.

Te agradecería cualquier consejo aunque entenderé que no contestes porque debes de estar muy ocupada.

Gracias y un saludo,
Verónica

***********

Respuesta:

No sé si ya es demasiado tarde para Verónica (nombre ficticio), pero voy a darle igual mi opinión para que así quizás pueda servir a más gente en una situación similar a la de ella.

Aspecto psicológico del problema

Lo primero que me llama la atención del email de Verónica es la mentalidad.

Mentalidad que yo también he tenido, así que me es familiar.

Es esa forma de ver la vida casi siempre de color gris o negro.

 Ejemplos:
  • Mis alumnos ya no están- gris
  • Es muy difícil conseguir nuevos alumnos - negro
  • Imposible trabajar en colegios si no conoces gente dentro-negro
  • He perdido el contacto con la gente de aquí- negro
  • Por mi edad, no tengo mucho tiempo y no sé si es algo posible o no, debido a que no tengo contactos - negro

Un cambio de actitud

Lo que a mí me hizo cambiar esta idea del mundo fueron fundamentalmente dos cosas:

1. El comprobar que gente que se toma las adversidades como retos -y no como problemas- es la gente que sale adelante y triunfa. Triunfo no tiene porqué siempre significar dinero o fama. Puede significar lo que tú quieras que sea tu vida.

2. El entender que la vida es así: dura y precaria.  De alguna manera estamos programados para pensar que la vida tiene que ser algo agradable y feliz.

Además, no ayuda nada el hecho de que los medios de comunicación nos manden continuamente mensajes de cómo se es feliz (con mucho dinero, gente guapa, viajando), cuando la realidad es que, casi todo, lo que nos rodea es hostilidad.

Esto no quiere decir que no puedas ser feliz. Claro que puedes ser feliz, pero debes pensar que estás en una escuela en la que cada día tienes que sobrevivir, y eso, por definición es duro. No hay vuelta de hoja.

Para poder cambiar de actitud hay que cambiar de forma de pensar.

Se trata de emplear una lógica muy simple que explicaré a continuación.

Pregúntate si te ayuda en algo el pensar de manera negativa: no sirvo para nada, no tengo contactos, soy demasiado mayor.

¿Te ayudan en algo estos pensamientos?

No ¿verdad?  Lo único que hacen es hundirte un poco más porque cada uno de ellos te cierra una posible salida.

Esos pensamientos jamás te conseguirán trabajo, te harán más joven, o conseguirán que tengas contactos.

Si es así entonces, ¿por qué no eliminarlos y sustituirlos por otros pensamientos positivos?  ¿por qué no rodearte también de gente positiva, no de gente que te pone todo más negro de lo que ya está?

Tiene sentido ¿verdad?
 
Pero, ¡ojo! no se trata solo de pensar en positivo porque eso no te dará ningún resultado.

Por ejemplo, yo digo: "Voy a pensar en positivo y así encontraré trabajo".

No esto no es correcto porque no por pensar en que encontrarás trabajo, lo encontrarás.

Debes decir en cambio: "Voy a pensar en positivo y trabajaré cada día para cambiar mi vida."  Esto es algo muy distinto.

No solo pienso en positivo, sino que además trabajo cada día en conseguir aquello que quiero para mi vida: conseguir un trabajo, tener una familia, vivir mejor.

Todas mis acciones se encaminan de manera positiva a conseguir mis metas. Es así como se consiguen logros.

Es así como yo he conseguido logros -y seguro que muchas personas que tienes a tu alrededor-, todos los días me levanto pensando: voy hacer esto y esto, cada día un poquito, hasta que finalmente logre mi meta.

Y muy, muy importante, me diré: "Cada vez que me enfrente a obstáculos los veré como retos, nunca como problemas."

¿Ves ahora la diferencia?

Si ya estás dispuesto/a cambiar de manera de pensar para reconducir tu vida, podemos analizar el aspecto técnico del problema que plantea Verónica.

Aspecto técnico

No es una casualidad el que en España haya casi 6 millones de desempleados.

Hay una serie de factores que influyen para que esto sea así (políticas del gobierno, el tipo de industria, la falta de formación, etc.)

No voy a entrar en estos detalles porque sería muy largo y complejo de analizar y además no viene al caso.

Lo que sí me gustaría mencionar es un factor que cada vez influye más a la hora de encontrar trabajo; este factor es la fuerte competencia.

No es solo una competencia nacional, también es internacional. Cientos de miles de personas necesitan trabajar y cada vez están más preparados.

Por esta razón, entre otras, es cada vez más díficil para la media conseguir una plaza de funcionario o un puesto en una empresa.

Con la crisis hay mucho menos dinero disponible para contratar gente, por tanto, si antes era difícil acceder a una plaza de profesor en la escuela pública, ahora, de convocarse, es muchísimo más difícil aprobar por tres razones muy sencillas:

1) Hay menos plazas.
2) Hay más gente que se presenta al haber menos trabajo.
3) Como la gente sabe que cuesta más aprobar, es lógico pensar que va más preparada.

Por tanto, si lo que quieres es prepararte unas oposiciones deberías hacerte primero una autoevaluación para ver tus posibilidades de éxito.

Lo primero que debes saber es cuándo se convocarán las oposiciones y cuántas plazas saldrán. Si esta información no la tienes, es muy probable que pierdas el tiempo.

Debe haber, al menos, alguna probabilidad de que convoquen esas oposiciones en tu Comunidad Autónoma en un plazo razonable de tiempo (uno o dos años), si no la hay es mejor olvidarse del tema.

Lo segundo que debes tener claro es que tienes las habilidades de un opositor: buena memoria, tesón y constancia.

Y, lo tercero, también muy importante, debes contar con la ayuda de un buen preparador. No vale cualquier preparador. Tiene que ser alguien que te diga exactamente qué hacer para aprobar.

¿Cómo encuentras a ese preparador? Esa será otra de tus misiones, buscarlo.

Con estos tres criterios Verónica puede encontrar ella misma la respuesta de si merece la pena, o no, opositar.

Si la respuesta es que no debe opositar ¿qué debe hacer entonces Verónica?

Lo analizamos a continuación.

¿Qué debe hacer Verónica?

Si Verónica habla muy bien inglés y da unas clases divertidas, entonces tiene un tesoro.

El problema es que ella no lo sabe y,  por eso, no puede vender esos tesoros. Yo creo que piensa algo así:

"Mmmm...ser profesor de clases particulares, siempre yendo de aquí para allí, trabajando como autónoma...mmm....eso no tiene un buen estatus...todo es precario, viene un alumno, se me va un alumno, no tengo un sueldo fijo. Mucho mejor ser funcionario, tener un sueldo fijo y saber cuando acabas tu jornada."

Sí es cierto. Como también es cierto que sería mucho mejor que nos ganasemos la lotería y así no tuviesemos que trabajar.

Pongo el ejemplo de la lotería porque hay muy pocas probabilidades de que esto ocurra; igual que ocurre en el mercado laboral con los puestos de trabajo fijos.

Entonces ¿si hay pocas probabilidades de que te contraten y de tener un puesto fijo qué puedes hacer?

Lo único que puedes hacer es comprender que la vida nos está dando a todos una patada en el trasero y nos está echando a la calle a buscarnos la vida como sea.

A mí personalmente me la ha dado, y aquí estoy un sábado por la tarde escribiendo este post.

En este contexto, aquello que Verónica parece creer que no tiene mucho valor: saber inglés y trabajar como autónoma, se convierte en un tesoro.

Explico porqué:

¿Cuánta gente puede hablar tan bien inglés como para poder enseñarlo?

 Se lo digo yo porque trabajo precisamente en ese sector: poquísima gente puede hacer esto.

¿Cuánta gente quiere aprender inglés? Cientos de miles.

¿Qué ocurre cuando un bien es muy escaso en mercado? Que todo el mundo lo quiere.

¿Por qué entonces Verónica no encuentra alumnos? Muy sencillo -lo he dicho antes- porque no cree en ella y, por tanto, no sabe venderse.

Y, aquí vamos con el punto más importante a la hora de conseguir trabajo.

No se trata solo de tener una habilidad, se trata también de saber venderse.

Pongo ejemplos:

  • Preparar un CV que diga que habla inglés a nivel nativo y que ha dado clases en tal y tal sitio.
  • Preparar un vídeo en Youtube explicando algún tema en inglés y mandarselo a la academia para la que quiera trabajar.
  • Poner un anuncio en internet, o en algún periódico (Segunda mano, por ejemplo) ofreciendo clases particulares. 
  • Escribir artículos para este blog u otros similares.
Hace poco le consteté a una lectora una email semejante a este, y acabé mi contestación diciéndole:

"Yo no soy nada excepcional. Cualquier persona puede hacer lo que yo hago, la diferencia está en que yo sigo intentándolo cuando los demás desisten. Si tú haces lo mismo, te pasará algo semejante."

¡Ánimo Véronica!, y a ti lector que quizás te encuentres en una situación similar.

Mónica

Sígueme en Twitter
Pon me gusta en Facebook Imprimir

4 comentarios :

Nuria dijo...

Hoy, hoy mismo, me estoy planteando qué hacer con mi vida, y , rebuscando en internet en busca de una respuesta, he dado con este post.
También soy Licenciada en Filología Inglesa. Yo ya paso de los cuarenta, ya tengo una familia, pero no tengo un trabajo estable. Me he dedicado muchos años a la enseñanza del Inglés, en academias, empresas, colegios, y si, es cierto, en los colegios concertados ya puedes ser estupenda, y te llamarán para alguna sustitución, pero si no eres "conocida", "amiga" "sobrina", es muy difícil que logres un puesto estable, porque como Mónica dice, no en vano nuestro país cuenta con un desempleo del 20%...logicamente hay colas de "amigos", "sobrinos" y "conocidos", que esperan su turno para que alguien les "meta" en un concertado. No es cuestión de CV, basta la titulación y estar en la cola "buena".
También , como la protagonista, he tenido siempre buenas críticas por mi dinamismo como profesora y por mi buen acento y fluidez, y aún así, no sé si es mal endémico, me siento absoluta y completamente fracasada, y de hecho, mi decisión de licenciarme en Filología Inglesa, la considero el gran error de mi vida.
Llevo toda la tarde pensando si presentarme a la oposición, sabiendo a ciencia cierta que carezco de los dones mencionados como opositora, pero con la esperanza limitada, de pasar a las listas de interinos y lograr, algún día, que me llamen para sustituciones.
Mientras barajo esto con una parte de mi mente, con la otra estudio la leyenda Artúrica, y el uso de gerundios e infinitivos, mientras hago un curso de páginas web, a la vez que me apunto a uno de peluquería.
Si. Doy palos de ciegos, pero ni el mejor de los Coaching es capaz de borrar de mi el sentimiento de frustración, fracaso y de falta de futuro..pero sobre todo la tremenda duda de qué hacer con mi vida.
Y hago un llamamiento desde aquí,señores, no estudien ustedes Filología Inglesa, a no ser que lo tengan muy claro, pero muy muy claro.
A lo largo de su vida, de seguir esta tendencia, se enfrentarán mil veces a personas que habiendo estudiado la mitad, con la cuarta parte de formación...pero de otros campos, le superarán a usted en estabilidad laboral, oportunidades de empleo y no digamos ya , sueldo.
Necesito a Mónica para cambiar no ya mi negatividad (es producto de veinte años de lucha infructuosa), sino para intentar borrar los oscuros nubarrones que me acompañan y confunden.
Gracias por este blog!

Mónica Tapia Stocker dijo...

Hola Nuria: Muchas gracias por tu testimonio. Tengo una pregunta. ¿Cuándo tú estudiaste Filología inglésa qué planes tenías? ¿Ser profesora de instituto y opositar? ¿O no tenías ningún plan? ¿Intentaste alguna vez preparar oposiciones? Espero tus noticias. Un saludo

Anónimo dijo...

Suscribo palabra por palabra,el comentario de Nuria.Soy Licenciada en Filología Inglesa,hice ampliación de Estudios en USA e Inglaterra,casi supero los 50 años y arrastro esa sensación de Fracaso,con mayúsculas,que describe mi compañera desde hace años.Considero mi Licenciatura como un tremendo error técnico,la falta de oportunidades laborales,tuvo y tiene unas consecuencias negativas en todos los ámbitos de mi vida.En mi Comunidad,toda la gente de mi promoción se dedica a la Enseñanza Pública,es la mejor y la única opción que proporciona estabilidad.De manera que si no tienes vocación de"profe",no hay salida porque esta Licenciatura no te capacita para la vida práctica,no te ofrece alternativas,no ofrece un abanico de posibilidades a diferencia de otras carreras Universitarias,no te da habilidades para reciclarte y buscar otros trabajos en diferentes Organismos de la Administración,por ejemplo.Cualquier cambio de "rumbo" laboral,supone empezar de CERO en todo,necesitas estudiar y aprender a un ritmo frenético,yo lo sé muy bien..También me persigue la siguiente idea:Debí haber cursado Filología Hispánica,mi propia Lengua materna,en vez de Filología Inglesa.¿Qué estupideces tendría yo en la cabeza en aquellos años,cómo no lo ví venir?Además,resulta una carrera mucho mas versátil de lo que la gente cree.No me voy a extender más sobre mi error,mi lista de quejas sería interminable.En la actualidad,el inglés está considerado como un complemento imprescindible a la formación Universitaria,y esa es la cuestión que yo no ví,el inglés es un mero complemento,imprescindible,pero un complemento a la Formación.Pensad muy bien vuestro futuro a largo plazo. Saludos.

Carlos dijo...

No deseperéis,a la vuelta de la esquina está la enseñanza bilingüe y para eso ¿quién mejor que un licenciado en Filología Inglesa?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...