¿Deben mis hijos de 3 y 5 años ver dibujos animados para aprender inglés?




Pregunta:

Estoy muy interesada en que mis hijos aprendan inglés y tengo alguna duda de cómo hacerlo de la mejor manera posible. Quizá vosotros podriaís ayudarme.

Mis hijos tiene 5 y 3 años y hasta ahora nunca lo habia hecho, pero me estoy plantenado ponerle los dibujos animados en inglés.

Mi duda es si realmente les va a servir de algo o no sirve de nada si después no tienen otro contacto con el idioma excepto las clases del colegio (no van a un colegio bilingüe).

He probado a hacerlo alguna vez, pero claro no entienden nada y la mayor me dice que prefiere verlo en español. Mi duda es si debo insistir en ponerle los dibujos en inglés, o si me arriesgo a que le cojan manía al idioma y no quieran aprender.

¿De verdad es útil?

¿Les va a servir para que vayan entendiendo a la larga o solo por ver dibujos en inglés no van a conseguir aprender?

Gracias por vuestra ayuda.
Lucía

************

Respuesta:

La pregunta de Lucía es interesante porque es una pregunta que se hacen muchos padres y que entronca con otras muchas preguntas importantes en relación con el proceso de aprendizaje del inglés en niños.

Algunas de estas preguntas - que ya he contestado en alguna ocasión- son:  ¿a qué edad debo empezar a hablarle inglés a mi hijo? ¿puedo hablarle inglés si tengo acento?

Vamos,  primero, con los dibujos animados.

¿Deben mis hijos ver dibujos animados?

La reacción de rechazo que experimentan los niños de Lucía ante unos dibujos animados en otro idioma, es completamente normal. Se han pasado los primeros 3 y 5 años de sus vidas escuchando y viendo todo en español y ¡zas! un día cualquiera unos dibujos en un idioma del que no entienden nada.

Los niños quieren divertirse y algo de lo que no entienden nada es un aburrimiento.

¿Qué hacer entonces?

En principio, deberían empezar a escuchar canciones infantiles en inglés.

¿A qué edad empezar? Cuando son bebés y  todavía no pueden hablar.

Nota: Esto es algo que no ya no puede hacer Lucía pero lo digo para todos los padres que tengan bebés y quieran empezar a introducir a sus hijos en el inglés.

Al contrario de lo que ocurre con una película, no es necesario entender una canción porque podemos seguir el ritmo y la melodía sin necesidad de saber qué dice la letra. Por tanto, cuando son aún bebés lo mejor es ponerles "nursery rhymes",  es decir, canciones de cuna.

En Youtube se pueden encontrar muchas. Aquí os dejo una lista.

No importa que el niño ni vosotros entendáis nada, lo importante es que al niño se le vaya quedando el soniquete para que luego no le resulte extraño. Ahora bien, si encontráis canciones que vengan con letra, mejor que mejor, porque a medida que el niño vaya creciendo, podéis intentar cantar juntos.

Luego, hay que seguir con canciones para niños. Aquí dejo un ejemplo.  Una profesora me ha dejado en Facebook una canción que dice que les encanta a los niños de 3 años. A mi también me ha encantado. ¡Muchas gracias Susana!

Hay que tratar de jugar con el niño y hacer que cante. Ellos pueden, con toda seguridad, imitar los acentos con mucha más facilidad que los adultos.

Si tienes la disciplina de ponerle a tus hijos canciones en inglés desde sus primeros meses de vida, tendrás mucho ganado porque se habrán acostumbrado a los sonidos y cuando llegue la hora de ver películas en inglés ya no les sonarán a chino.

En este punto quiero incidir en una idea muy importante. Aprender un segundo idioma no es una tarea fácil, requiere muchas horas de práctica. Y si no me crees, piensa en tu propia lengua materna ¿cuántas horas estuviste tú aprendiendo español antes de hablarlo correctamente? Miles de horas.

Saca la cuenta. Desde que naces, escuchas un promedio de 8 horas de español al día 8 x 365 días del año = 2920 horas al año. Eso multiplicado por 7 años  (cuando un niño alcanza un dominio razonable de su propio idioma) son 20.440 horas de español.

Entonces ¿cómo va a ser posible que un niño aprenda inglés bien con una hora, de vez en cuando, después de 5 años de no haber escuchado una palabra de inglés?

Por esta razón, la introducción a un segundo idioma debe también ser muy intensa. Hay que tirar de todos los recursos posibles, es decir, ponerles canciones, películas, contratar au pairs que les hablen inglés, profesores particulares, llevarles a alguna academia especializada en clases para bebés, hablarles y leerles tú cuando sepas hablar bien inglés; todo para no desaprovechar esos años en que son como esponjas y pueden aprenderlo todo.

Mucha gente pone como gran impedimento el dinero, ya que no pueden permitirse tener una au pair, o profesora particular. En este caso, deberás hacer un mayor esfuerzo como padre para que estén expuestos al inglés de otra forma, tal y como ya he mencionado, a través de canciones, películas, libros.

Esto requiere una gran disciplina y trabajo, pero si persistes el esfuerzo habrá merecido la pena porque cada vez es más necesario el inglés tanto en el ámbito académico como laboral. Además, tú no querrás que esté luego 25 años aprendiéndose los verbos irregulares y que no pueda hablar correctamente nunca.

Claro que también pueden aprender inglés más tarde, pero cada año que pasa es más difícil y más costoso.  Por tanto, lo que no te gastas en su infancia, te lo gastarás luego en viajes al extranjero y academias, o se lo tendrá que gastar él mismo, cuando sea económicamente independiente. Lo digo con gran conocimiento de causa porque tengo varios alumnos en este caso, y no todos son señores de 40 o más, si no también gente de 20 y tantos que no tuvieron oportunidad de aprender inglés en la infancia.

Por esta razón, mi lema siempre ha sido: nunca escatimar en educación. Si se puede contar con recursos gratuitos, mejor que mejor, pero si no es así, es mejor quitarse de otro lado y darles a tus hijos una educación lo más completa posible, que dejar pasar el problema como si el tiempo lo fuese a arreglar. El paso del tiempo no solo no arreglará el problema, sino que lo empeorará.

¿Qué puede hacer ahora Lucía?

Además, de empezar con canciones para niños (no de cuna, sino las correspondientes a la edad actual de sus niños) puede comprar series de dibujos animados en inglés y español, e intentar que vean los dibujos primero en español ( para que sepan de qué va) y luego en inglés.

De esta forma,  el cambio de idioma no les resultará tan desagradable.

Ahora bien, estoy segura de que los niños seguirán resistiéndose. Es entonces cuando Lucía debe imponerse, pero de una manera muy sutil, nunca autoritaria, y además, poco a poco. Todo esto con el fin de que el idioma no se les atragante y le cojan manía.

Por ejemplo, empezar con solo 5 minutos de vídeo en inglés y plantearlo como un juego o adivinanza. Como han visto el vídeo en español, les puede decir qué adivinen como se dice "tal y tal" palabra en inglés, y que aparecerá en el minuto tal.

Hay que utilizar la imaginación y jugar con ellos; convertir algo pesado, en algo ligero y entretenido.  
Aquí,  por ejemplo,  tienes una página de la BBC con muchos juegos para niños en inglés, puedes utilizar estas ideas para luego hacer preguntas sobre lo visto en los vídeos de dibujos animados.

Claro que esto requiere más trabajo que simplemente dejarles con el vídeo y marcharse a hacer otras cosas. Esto yo también lo entiendo porque soy madre y es muy difícil compaginar todo. Pero hay que hacer el esfuerzo porque si no, no sirve de nada.

En este contexto, a la pregunta de si sirve de algo que vean dibujos, si no van a un colegio bilingüe, no puedo más que contestar que no sirve de nada si no pones especial atención en ello y empiezas a estimular el aprendizaje del idioma a través de otras vías: canciones, lecturas, juegos. Y si puedes permitírtelo, clases particulares, o academia especializada en niños.

Yo siempre suelo decir: todo aquello a lo que prestas atención crece. Eso es lo que ocurre con el inglés, si le prestas atención crecerá, pero si lo dejas ahí aparcado, como si fuera solo un trámite, entonces, nunca dará ningún fruto.

Aquí dejo un ejemplo de cómo enseñan unos padres a su hijo de 15 meses a ser bilingüe.



Para recapitular:
  • Empieza a introducir a tus hijos al inglés desde que son bebés poniéndoles canciones de cuna en inglés. Aquí tienes varias.
  • Luego sigue con los vídeos y películas en inglés. Lo ideal es comprar series bilingües: español e inglés. Al principio le pones el vídeo en español y luego en inglés. 
  • Para que sea más ameno, plantéales el cambio como un reto (adivinar cómo se dice una palabra, por ejemplo) a fin de que no le cojan manía al idioma.



Mónica

Sígueme en Twitter
Pon me gusta en Facebook  Imprimir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...