Si tu inglés se oxida, dale lija



Esta semana, Enrique Bernal, de eBBi Books nos trae unos divertidos consejos para refrescar tu inglés.

Mónica

********

Entrada Enrique Bernal

******
El inglés, como cualquier otra materia aprendida, si no se usa se atrofia. Aprendes inglés con mucho esfuerzo, a veces con un coste económico importante, pero cuando acabas los estudios o comienzas tu vida laboral, el inglés desaparece del mapa (salvo que por alguna circunstancia sea una herramienta necesaria).
Sólo escuchas de vez en cuando canciones, que por lo general son nivel nativo, alguna frase publicitaria, el título de alguna película y poco más. Al cabo de un tiempo, puede que no mucho, por falta de uso, tu inglés se oxida.
My English is rusty but not forgotten
Lo curioso del asunto es que, aunque pase mucho tiempo, la mayor parte de los conocimientos están ahí, guardados en  remotas neuronas. Un día tienes que enfrentarte con el inglés de nuevo y, con mucho esfuerzo logras entender o expresar lo que quieres. Y te sorprendes: “creía que me había olvidado de todo esto, pero no”.
Lo aprendido está ahí, aunque de la fluidez con que abordabas esa misma tarea al acabar los estudios no queda ni la sombra.
Y si pasa mucho tiempo, entonces sí que hay riesgo de olvidar. 


Mantener y restaurar

Para manterner dicha fluidez, o al menos una buena parte, hay que seguir teniendo contacto con el inglés regularmente. Lo ideal sería retomar las últimas lecciones que hiciste y repasarlas, hacer los ejercicios gramaticales, el listening, etc.
Pero hay que ser realista, eso no lo hace NADIE (si alguien lo hace, por favor que lo diga que le haremos la ola). 
La manera más efectiva y llevadera es…


Incorporar el inglés al ocio

Actualmente tenemos a nuestra disposición una amplia variedad de recursos en inglés. Podemos acceder a diarios en inglés por internet, aunque la información que faciliten siempre nos interese, o películas en versión original. Pero para la mayor parte, que no tiene un nivel de inglés cercano al nativo, se hace bastante cuesta arriba, incluso no más difícil que repasar las lecciones aprendidas. 
La clave es encontrar algo que nos interese, en lo que emplearíamos nuestro ocio si estuviera en nuestro idioma, y que aunque nos suponga un ligero esfuerzo, no nos impida disfrutar de nuestro escaso tiempo libre. 
No es cuestión de tomárselo como una obligación, se trata de incorporarlo al ocio de manera regular,convertirlo en una costumbre. Y siempre, hay momentos en que es necesario relajarse por completo. 
Entonces recurrimos a lecturas más sencillas y series y películas subtituladas.
Con las películas, las mismas que verías en tu idioma, además de disfrutar de la versión original y mantener vivo el oído, las palabras que conoces vuelven a salir y poco a poco se van pillando otras nuevas, se repasan la estructuras, y refuerza el nivel de compresión. 
Con las lecturas graduadas ocurre lo mismo, solo que normalmente no vienen con el subtitulado que hace de la experiencia de lectura en otro idioma, algo llevadero. Sigue leyendo aquí.


Imprimir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...