Clasificación de las vocales en inglés





En este artículo sobre pronunciación vamos a ocuparnos de la clasificación de las vocales en inglés. Es importante resaltar que la finalidad de este post no consiste en tratar de memorizar las características de cada una de estas vocales, ni tampoco perdernos en aspectos teóricos que poco o nada podrán aportar a mejorar nuestro nivel de inglés. Se trata únicamente de un recurso que ha de servirnos de referencia para ayudarnos a entender cómo articular correctamente estos sonidos y, en particular, para ir introduciéndonos en las diferencias entre los sistemas vocálicos del inglés y el español de cara a mejorar nuestra pronunciación.

La primera cuestión que debemos tomar en consideración es que, a diferencia del español, en inglés existen 12 sonidos vocálicos (20 si añadimos los diptongos). Tener esto en cuenta es un primer paso fundamental para mejorar nuestra pronunciación, en la medida en que evitaremos cometer unos de los errores más frecuentes de los hispanohablantes a la hora de pronunciar las palabras en inglés, que consiste en simplificar y reducir el número de sonidos vocálicos existentes a los 5 del español. Prestad atención a la siguiente imagen:



Como vemos, en el gráfico se establece una clasificación de los sonidos vocálicos atendiendo a dos criterios:

a) El punto de articulación, de acuerdo con el cual, las vocales pueden clasificarse en anteriores, centrales y posteriores, según sea la parte frontal, la central o la posterior de la lengua la que se eleve hacia la parte superior de la boca para articular el sonido. Se produce, por lo tanto, un cambio de la posición de la lengua en su eje horizontal.

b) El modo de articulación, que nos permitirá clasificar las vocales en cerradas, semi-cerradas, semi-abiertas o abiertas en función de la mayor o menor proximidad de la lengua a la parte superior de la boca (eje vertical). Esta imagen, extraída de un artículo elaborado por el profesor Joaquim Llisterri de la Universidad Autónoma de Barcelona, y cuya lectura recomiendo especialmente para todos aquellos que estéis interesados en ampliar información sobre este tema, nos ayudará a comprender mejor esta clasificación.



Comprobamos que en la imagen se introduce otro de los criterios de clasificación de las vocales, el redondeamiento vocálico.

En función de este criterio, podemos clasificar las vocales en "rounded" y "unrounded". Un mayor o menor grado de redondeamiento labial nos permitirá, junto con la longitud de la vocal, diferenciar la pronunciación, por ejemplo, del sonido "o" en palabras como "cot", "shot", "spot" o "cod" (unrounded, short), respecto a la que se produce en "caught", "short", "sport" o "cord" (rounded, long). Vamos a comprobarlo con un ejemplo práctico. Seguid lo enlaces para escuchar la pronunciación.

Comparad el sonido de la vocal en "shot" y "short". Como se puede comprobar, resulta más sencillo pronunciar la "o" de "short" si redondeamos más los labios y alargamos el sonido.

Y es que precisamente otro aspecto en el que los sistemas vocálicos de ambas lenguas difieren notablemente hace referencia a la longitud de las vocales, es decir, a la duración del sonido. Este criterio, que nos permitirá diferenciar entre "long vowels" (vocales largas) y "short vowels" (vocales cortas), no es relevante en español a la hora de diferenciar palabras pero sí lo es, y mucho, en inglés. De hecho, unos de los principales escollos que debemos salvar los hispanohablantes consiste en aprender a diferenciar correctamente grupos de palabras como "ship /sheep", "cat /cart", cuya única diferencia radica en la presencia de un sonido vocálico corto o largo y que tendemos a pronunciar de la misma forma.

En próximos posts nos ocuparemos de manera más pormenorizada de cada uno de estos sonidos y de sus similitudes y diferencias respecto a las vocales de nuestro idioma. Por ahora, la idea fundamental con la que debemos quedarnos es que el sistema vocálico inglés es más complejo que el español y que, por lo tanto, tal y como sucederá con el estudio de las consonantes, debemos dejar de lado la fuerte correspondencia entre sonidos y representación gráfica a la que estamos habituados.

Roberto Reboredo

Profesor de inglés

Colaborador de “El Blog Para Aprender Inglés” – EBPAI

www.ebpai.com



**************

Nota del autor: Este artículo es una adaptación del original, publicado en el blog de inglés de la UNIR.

Haz clic aquí para ver la versión original.

*************** Imprimir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...